Lagerfeld presenta su Métiers d’Art para Chanel, esta vez desde Hamburgo

Karl Lagerfeld no se considera una persona nostálgica. Así que no fueron los recuerdos familiares o la infancia perdida lo que lo inspiró para presentar su 15ª colección de Métiers d’Art para Chanel en la ciudad portuaria alemana de Hamburgo, que le vio nacer.
Más bien, afirmó, era un interés constante en la emoción del presente y en la arquitectura contemporánea, específicamente la del Elbphilharmonie, la nueva y espectacular sala de conciertos de la ciudad, esta se convirtió en escenario para este desfile de Chanel.
Algo que salta a la vista es que los desfiles para esta icónica casa de modas son realizados en grande, tal vez por la falta de novedad en el diseño de una propuesta que en ocasiones suele ser repetitiva. No cuestionamos la maestría envuelta en la realización de cada pieza, pero si la carencia de ropa que imparta una sensación de belleza y frescura.
18A_06_12_00h_push_home_mode.standard.2560
Los Métiers d’Art, son una presentación anual la cual desde 2002 celebra la intrincada artesanía de los talleres especializados propiedad de Chanel, centrales en los diseños del Sr. Lagerfeld, estos se pases de moda se han celebrado en Dallas, Salzburgo, Austria; Roma, y París
El evento contó con la lista de invitados más grande hasta la fecha,1.420 clientes, compradores, periodistas y celebridades (Tilda Swinton, Kristen Stewart y Lily-Rose Depp estaban en la primera fila), muchas de ellas vestidas de Chanel. El gran auditorio Elbphilharmonie está ubicado en una gigantesca estructura de galeones de cristal sobre un viejo almacén de ladrillos que da al puerto.
chanelhamburg7-0
Diseñado por el estudio de arquitectura suizo Herzog & de Meuron, se inauguró este año, con siete años de retraso y a un costo de 798 millones de euros, o 942 millones de dólares a las tasas de cambio actuales, varias veces el estimado original.
18A_push_bas_de_page_collection_v2.standard.2560
En cuanto a la ropa,  los 89 looks fueron un homenaje a Hamburgo y a su historia: arraigados a sus parajes, vistas y los navegantes del puerto de dicha ciudad, con un guiño especial a los Swinging ’60, cuando Los Beatles llamaron a la ciudad su hogar.
Chanel-Pre-Fall-2018-Lookbook21919
Con suéteres en tejidos gruesos en tonos de  azul marino y leggings de  cachemira hasta los tobillos las modelos caminaban con  largas pipas humeantes y bolsas de lona acolchadas, algunos modelos se transformaron en marineros mercantes, y me trajeron a la mente la tira cómica de Popeye el marino.
Habían abrigos  tipo pea coat con cinturones grises, listos para oficiales, con relucientes botones plateados, pantalones acampanados y recortados, y un traje de falda de marinero blanco brillante, terminado con un lazo y ribetes rojos. Los duos de falda y sastres en bucle estuvieron por doquier, e incorporados en el tema del desfile. 
Piezas con trenzas náuticas en el pelo y pañuelos  de gasa, las modelos Kaia Gerber y Grace Elizabeth atravesaron las gradas del salón con chaquetas y suéteres de color oxidado estampadas con cuerdas anudadas, relucientes con mosaicos metálicos, multicolores.
DQc_HdXUIAE04kH El batallón final de trajes de noche texturizados, en miles de piedras  azules destinados a imitar las olas del mar llamó la atención por su exquisitez,  y mantuvo cautivados a los invitados en un espectáculo que en fuera del gran escenario en que se celebró ofreció poca novedad.