GIVENCHY insufla su moda con sastrería y vitalidad moderna durante el PITTI UOMO

La Villa Palmeri, un gran palacio que visitó a la reina Isabel II en tres ocasiones y también una vez fue sede de Alexandre Dumas, sirvió de escenario para el espectáculo de la icónica casa parisina. Un evento lleno de suntuosidad, lujo, y sastrería desenfada en un diseño lleno de vitalidad.

Esa vitalidad se convirtió en una colección de sastrería de extremos, con trajes en varios estilos que se abrían paso en la pasarela, junto con chaquetas con un acabado de terciopelo y nylon.

Esta colección difumina lo clásico con lo moderno de una manera acertada.

La disenadora de la casa, Claire Waight Keller no esta ajena a la sastrería, ya que trabajó en Calvin Klein y Ralph Lauren, a quien le atribuyó el hecho de haber aprendido realmente los detalles específicos de la sastrería y dijo: “Fue Ralph quien me dio una educación clásica en la sastrería. Estuve en Nueva York en los años 90 [fue] el mejor momento. Por eso quise traer lo que amo a la marca. Me sumergí en la idea de un traje de tres botones, que se sentía moderno y de ahí vino el resto’.

La colección también vio la inauguración de una colaboración del calzado de  Onitsuka Tiger.