DIOR Haute Couture S/S 2020 inspirada en la mujer, y la instalación de Judy Chicago, The Female Divine

“¿Y si las mujeres gobernaran el mundo?” *. Una pregunta planteada por la artista estadounidense Judy Chicago, la cual se convirtió en la inspiración para las creaciones de la colección de alta costura de primavera-verano 2020.

Para Maria Grazia Chiuri, cada colección ofrece la oportunidad de estudiar un tema específico y contribuye a la evolución de su enfoque singular.

DIOR_HC_SS_2020_23

Al abrirse a otras formas de pensar, la Directora Creativa busca comprender la complejidad de las relaciones entre el feminismo y la feminidad.

Consciente del vínculo fundamental entre la moda, y el cuerpo, la diseñadora lo formula como un manifiesto.

DIOR_HC_SS_2020_47

Este enfoque comprometido ha llevado a diálogos con escritores, investigadores y artistas, con quienes la la modista concibe el espíritu de sus desfiles de moda.

The Female Divine, una instalación especialmente diseñada por Judy Chicago para el jardín del Museo Rodin, sirve a la vez como santuario, escenario y una obra de arte monumental. Pero, sobre todo, representa un tributo y una apropiación de un poder ancestral que va más allá de la idea de la procreación.

Maria Grazia Chiuri destaca la visión de una pionera, fundadora del arte feminista estadounidense, como la revividora de una concepción triunfante y divina de la feminidad, dueña de su destino.

DIOR_HC_SS_2020_32

Los peplos, una prenda de modernidad atemporal, se reinterpretan como vestidos de noche.

El drapeado, con su línea limpia, sigue la curva del cuerpo y da estructura a las siluetas, como chaquetas ajustadas con cuellos sueltos y faldas y pantalones que se transforman en esmoquin en materiales masculinos, como pata de gallo, espiga, tejidos dorados como el lurex y las seda metálicas.

Volviendo a los orígenes de estos trajes antiguos se extiende la pregunta ‘¿Es la ropa moderna?’ **, como un hilo recurrente en el proceso creativo de María Grazia Chiuri, al tiempo que mejora los códigos de Dior. Estas nuevas reinterpretaciones reciben una paleta maravillosa, envuelta en lazadas y terminaciones únicas.

A medida que desarrolló la apariencia de la propuesta, Chiuri se inspiró en representaciones clásicas de diosas, como Athena.

Su encanto majestuoso es una alegoría neoplatónica de la belleza, magnificada por obras icónicas como la Victoria alada de Samotracia *** y Primavera de Sandro Botticelli ****, que combinan la fuerza intelectual y la armonía estética.