Desde Marilyn Monroe, a Sarah Jessica Parker, los míticos vestidos blancos del séptimo arte.

Entre los vestidos icónicos del cine, se destaca el vestido blanco. Cuando no es el clásico vestido de novia, el vestido blanco juega la carta de una protagonista virginal, de alma pura, o la sexy, femme fatale inmortalizada en la pantalla por las mejores actrices.

Desde la mítica escena del metro en The Seven Year Itch hasta la del interrogatorio en Basic Instinct, el vestido blanco es el activo número 1 de una seducción más que todo, sugerente.

Aquí nuestra selección de los vestidos blancos inolvidable del cine de Hollywood.

1-Alicia Silverstone: Clueless, 1995GettyImages-1190287799
La película: La superestrella de la escuela secundaria Cher (Alicia Silverstone) solo tiene una obsesión: encontrar novios para sus amigos. Adaptación moderna de la novela Emma de Jane Austen donde seguimos la vida cotidiana de estos niños ricos de un barrio exclusivo de Beverly Hills, Clueless sigue siendo una de las películas de culto para adolescentes de los años 90 que inspiró fuertemente a los de la década. luego vino Mean Girls y el resto es historia
.

2-Claire Danes en Romeo + Julieta (1996)005_romeo_and_juliet_leonardo_dicaprio_best_film_roles_oct_30_2018_vogue_int_rex_features_jpg_386

La película: Esta re-interpretación de la tragedia de Shakespeare firmada por Baz Luhrmann en 1996 presenta la acción en los suburbios contemporáneos de una ciudad imaginaria, y  cara a cara dos familias rivales de la mafia.

El vestido: ¿Dijiste adoración? Romeo (Leonardo DiCaprio) se encuentra con Juliette (Claire Danes) durante el baile de disfraces organizado por los Capuletos. El vestido  blanco plisado adornado con un par de alas fue copiado millones de veces y es considerado uno de los disfraces top de halloween.

3-Grace Kelly: To Catch a Thief, 1955

007-To-Catch-a-Thief-Best-Party-Dresses-In-Film-Vogue-Int-23rd-Nov-2018-Credit-Alamy

La película: Con un fondo lleno de palacios y robos de joyas, la película de suspenso de Alfred Hitchcock, lanzada en 1955, fue filmada principalmente en el Carlton, frente a su espectacular entrada como en sus interiores sublimes. Habiendo tenido siempre una debilidad por la Costa Azul, el director britanico filmó a Grace Kelly allí, más bella que nunca, sucumbiendo al encanto del ladrón de joyas Cary Grant. En particular, en la habitación 623, inmortalizada en la pantalla y que hoy se llama la suite Alfred Hitchcock.

El vestido: en 1955 es parte de un exquicito vestuario creado por la diseñadora de vestuario cinematográfico Edith Head).

 

4-Claudia Cardinale en “El Gatopardo” (1963)

076_le_guepard_1963_rnb_029_jpg_2496_north_660x_white_jpg_1961_jpeg_8186

La película: Burt Lancaster, Alain Delon y Claudia Cardinale son las estrellas de esta película abrasadora que retrata al decadente y empobrecido aristócrata siciliano de la década de 1860 que se beneficia ciegamente de las ventajas y la comodidad de su clase. Sordo a la revolución en auge que poco a poco transforma el país, y reemplaza al viejo mundo. Una adaptación impresionante de la famosa novela de Giuseppe Tomasi Di Lampedusa galardonada con la Palma de Oro en Cannes en 1963.

El vestido: Encarnando a la fatal Angélica, Claudia Cardinale viste en la suntuosa escena de baile de la película de Visconti un vestido blanco con una cesta que libera sutilmente los hombros. Para el registro, esta creación del diseñador de vestuario italiano Piero Tosi imaginado en el estilo puro del siglo XIX incluía un corsé tan apretado que la actriz resultó lastimada.

5-Audrey Hepburn en “My Fair Lady” (1964)

007-My-Fair-Lady-Stylish-Musicals-vogue-290420-Rex-Features

La película: Audrey Hepburn brilla intensamente en este famoso musical de George Cukor en el papel de un vendedor de flores que es secuestrada de forma anónima por un maestro de habla inglesa (Rex Harrison). Decidido a enseñarle inglés refinado, y hacerla pasar por duquesa, sometió a la joven a probar lecciones de fonética. Pero lo que fue solo un experimento social se convirtió rápidamente en una historia de amor inesperada. Entre los momentos emblemáticos de la película esta su llegada al gran baile una escena tan brillantemente coreografiada como singularmente vestida en el hipódromo de Ascot.

El vestido: Para esta película de culto, Cecil Beaton compuso para Audrey Hepburn una serie completa de suntuosos vestuarios. Entre lo inolvidable, el vestido blanco de talla imperio con perlas y cristales.

6-Sarah Jessica Parker en Sex and The City, 2008

041_sex027ai_film_2_jpg_4721

La película: Cuatro años después de que terminara la serie, Parker, Kim Cattrall, Kristin Davis y Cynthia Nixon se encuentran en la pantalla grande, todavía delirantes. Ahora,  cada heroína intenta combinar la vida personal y profesional, mientras disfruta de los placeres de Nueva York.

El vestido: El estilo de Carrie Bradshaw, hábilmente diseñado por la estilista Patricia Field, es uno de los más atrevidos de los últimos 20 años. Y uno de los más inspiradores. Entonces, cuando en 2008 se estrenó la primera película de la saga de culto, inevitablemente se esperaba una selección de looks unicos. Y no nos decepcionó. Entre el bling y las tendencias retorcidas, Carrie Bradshaw  inspira a toda una nueva generación de chicas, con un guardarropa que mezcla piezas de diseñador y un estilo vintage renovado. Al igual que este vestido plisado blanco, ultra sexy, adornado con una flor de gran tamaño, tachonada de oro, que apareció al comienzo de la película.

7-Sharon Stone, Basic Instict, 1992

catherine_tramell__sharon_stone__dans_basic_instinct_de_paul_verhoeven_7102

La película: El juego erótico de gato y ratón entre un inspector de policía (Michael Douglas) y un novelista liberada (Sharon Stone), sospechosa del asesinato de una estrella de rock.

El vestido:  Catherine Tramell, vestida con un mini vestido blanco con cuello de tortuga ajustado, se cruza y descruza las piernas lánguidamente. En su movimiento, vemos que Sharon Stone no lleva ropa interior, como se supone en la escena su personaje de escritor seduce sin decir una palabra. Es así que se establece una controversia, y la convierte en una de las escenas más eróticas de la historia del cine.

8-Elizabeth Taylor, Cat On A Hot Tin Roof, 1958

la_chatte_sur_un_toit_br__lant_329

La película: Adaptada de la obra homónima de Tennessee Williams, estrenada en Broadway en 1955, la obra de Richard Brooks reúne a dos monstruos sagrados del cine, Elizabeth Taylor y Paul Newman como esposos desgarrados que se culpan mutuamente en la pantalla, uno y el otro de los dramas de sus vidas, todo en un contexto de desmoronamiento familiar y herencia. Nombrada seis veces en los Oscar, esta película transpira sufrimiento y sensualidad. Una obra maestra.

El vestido: Lánguida sobre su cama de hierro forjado, Maggie Pollitt, vestida con un camisón de encaje blanco, espera impacientemente a su deprimido y alcohólico esposo para ofrecerle una noche de amor, en vano. Una imagen de cine ardiendo de sensualidad.

9-Vivien Leigh como Scarlett O Hara en Gone With The Wind, 193921531cc6a063ef8147d3adc52dda3c74

El best seller y la película considerada una de las mejores jamas rodada transformó a Leigh en una súper estrella de su época. La película obtuvo una docena de premios. El vestuario por Walter Plunkett es una de los detalles emblemáticos de la historia.

Este vestido blanco terminado en puntillas se convirtió en uno de los favoritos y aun es imitado en la creación de trajes novias, debutantes y alfombras rojas.

10-Marilyn Monroe, The Seven Year Itch, 1955

marilyn_monroe_sept_ans_de_reflexion_robe_blanche_1373 - Copy

La película: Después de siete años de matrimonio, Richard Sherman (Tom Ewell), un publicista de Nueva York que se quedó solo en casa después de que su familia se fue de vacaciones, conoce a su encantadora vecina rubia (Marilyn Monroe), en quien proyecta poco poco a poco sus fantasías hasta que se acerca a la infidelidad.

El vestido: si decimos “vestido blanco en el cine”, pensamos directamente en el usado por  Monroe en Siete años de reflexión. Un mito en sí mismo. Solo se necesita una escena para dar forma al mito de Marilyn. A la salida del cine, Richard Shelman y su vecina  se detienen sobre una rejilla de ventilación entre Lexington Avenue y 52 en Nueva York cuando el soplo de aire caliente del metro levanta el vestido de la joven mujer Marilyn se vuelve legendaria, al igual que este vestido de cóctel blanco plisado diseñado por  William Tavilla, apodado desde entonces el “vestido del metro”.